Aprender a nadar y a ir en bici solos?

Mis hijos han aprendido a nadar y a ir en bici a edades “tardías”. Jordi y yo decidimos muy conscientemente no ensañarles ni estimularlos si ellos no lo pedían o mostraban realmente interés.

aran nadar

Al observar y estudiar el movimiento libre y autónomo de los niños entendí que cada paso es importante, cada nuevo movimiento enriquece los recursos internos para dar el siguiente, saltarse pasos es dejar agujeros en el camino, tramos sin unir, emocionalmente y neurológicamente. Entiendo el aprendizaje como un proceso no lineal, vas y vuelves, (aparentemente) tantas veces, y das vueltas que, aparentemente, no tienen sentido pero que a otros niveles son importantísimos. Todas las experiencias previas a un resultado, sea cual sea, son necesarios y que las realicen a su ritmo y sin sentir la presión de llegar a algún lugar permite que el niño sienta la confianza de emprender cualquier aprendizaje o camino que él sienta y de la forma que sienta, en el momento que sienta. Cada micro paso que no vemos, muchas veces, con los ojos es vital para el siguiente paso, y el otro y el otro, volver a repetir uno y otro tantas veces como necesite, probar distintas maneras, experimentar sus límites y dejarlos, equivocarse, etc… Ese es el auténtico proceso de aprendizaje. Así que para nosotros es vital respetar ese proceso único en cada niño, y especialmente en el motriz.

Mi hijo mayor aprendió a nadar con 5 años y medio y el mediano con 7 (se puede decir que ya sabe nadar aunque aun usa burbuja cuando quiere). Es una edad tardía según la mayoría, para nosotros no. Mi hijo mayor aprendió a ir en bici a los 6 y el mediano también a los 6. Tuvimos que oír que no los estimulábamos suficiente, que no les enseñábamos y que era tan bueno para ellos, nos regalaron bicis de segunda mano como indirecta, etc… Nosotros sentíamos que cuando estuvieran preparados e interesados lo harían sin ningún problema, y así fue.

Ot con 6 años un día dijo: quiero aprender a ir en bici, le dimos una de las bicis de segunda mano que nos habían dado y aprendió en dos carreras, una con su padre agarrando el sillín y a la siguiente dijo: ya está, suelta… y se lanzó y lo hizo. De hecho yo siento que él ya sabía, había hecho todos los micropasos necesarios para saber ir en bici… había trabajado el equilibrio, la coordinación pies, ojos, manos, tenía la fuerza en las piernas y brazos suficiente, tenía un sentido de la coordinación y alineación corporal perfecto, etc.. pero no lo practicó o aprendió subido a la bici lo practicó subiéndose a los árboles, haciendo equilibrios en troncos, fortaleciendo con el ejercicio diario que hace desde pequeño, la coordinación jugando a coches, dibujando con palos, chutando pelotas, etc y mil maneras que mis ojos no ven pero sé que están.

Cuando están listos no necesitan ni soportes ni padres que les ayuden horas y horas, tardes y tardes… si hay motivación y el cuerpo está listo, es fácil. Y ellos lo viven con tanta naturalidad…

 

Aran bici

Aprendieron a nadar los dos de forma muy similar, primero llevaron manguitos flotador o burbuja… lo que tuvieran a mano… y un día deciden quitarse el soporte, y agarrados a ti o a la escalera prueban durante microsegundos intentar sostenerse en el agua… después probaron sumergir la cabeza en el agua, aguantar la respiración, y sumergirla tanto como les alcanzaba, siempre agarrados algo o a nosotros. Probar, porbar y probar es la clave, están motivados así que una y otra y otra, tragan agua que ni os imagináis, pero felices de lo que van consiguiendo y cuando se sienten seguros te empiezan a pedir, ponte un poco más para allí… y sumergen la cabeza bajo el agua y empiezan a mover el cuerpo como anguila estresada, consiguen moverse unos milímetros… pero les da confianza y se automotivan y siguen y siguen y siguen y en poco aprenden a nadar buceando… desplazarse con la cabeza dentro del agua, el siguiente paso es bucear y sacar la cabeza solo para coger aire y seguir buceando… y así aprenden a nadar, tan natural. El mayor aprendió eso pero sin nosotros, él practicaba entre la escalera y el borde de la piscina cada vez más lejos… hasta que se dio cuanta que no llegaba y espontáneamente sacó la cabeza cogió aire y siguió buceando…

Hay niños que no quieren soporte y quieren brazo de papa o mama, hay niños que tienen miedo al gua, hay niños que son atrevidos y que con dos años ya bucean, hay niños que tardan mucho y algunos que casi nada, hay niños que les gusta la piscina y no el mar y al revés… Hay tanta variedad como niños en el mundo, respetémosles su manera, ritmo y momento de aprender a nadar. No comparemos o no sigamos los estándares de la sociedad.

Lo importante no es cuando ni a qué edad, sino cómo… desde su interés, desde su seguridad y confianza y con apoyo de los que le rodean, sin presión, sin explicarles ni corregirles… estando a su lado, escuchando y acompañando.

No me costó nada permitir su tiempo, por que no saber nadar, o ir en bici no les impedía jugar y hacer lo que querían, cuando los amigos de Ot iban en bici y él no, el corría… los acompañaba corriendo! y Aran siempre con su burbuja a todos lados por si quería bañarse con sus amigos, sin problema, nunca tuvieron complejo ni nadie les dijo nada. A nosotros í nos decían pero a ellos no.

Una vez más el resultado de estar en la confianza y el respeto por los ritmos me demuestra qué importante es soltar las expectativas y los miedos. Confiar en ellos y en la vida por encima de todo.

 

Una hora al día

Hemos decidido dedicar una hora al día a los intereses de los niños. Ot (9) me dijo que quería escribir, cuentos, relatos, historias, pero que él solo se agobiaba, no le salía, le costaba concentrarse, etc. Les propusimos que durante una hora al dia haríamos aquello que les inetresara aprender, o hacer. Así que durante una hora al día, nunca en horario fijo, por que es dificil con las actividades que hacemos, hacen una actividad que eligen durante un ahora aproximada.

_DU_5730El mayor escogió escribir, cada día escribe una ratito. Me pregunta cómo se escriben cosas, me pregunta cómo explicar esto y aquello, y va escribiendo, poco a poco y a su ritmo.

El mediano escogió pintar y dibujar, de hecho él reclama aprender a dibujar desde hace tiempo, así que durante la hora dibuja, calca, se inventa, a lápiz, a acuarela y al final hace lo que quiere. Ayer después de dibujar calcando, dijo que ya no sabía que hacer, que estaba aburrido y le dije haz, sin pensar y hizo. Y nació esté dibujo collage coloreado con acuarela con una técnica que vió un día en un video.

_DU_5731_DU_5733_DU_5738

El pequeño, que no se dejó fotografiar escuchaba canciones con cascos, él escogió la música, hacer músca, cantar y escuchar.

Nueva propuesta diaria, a ver cómo se desarrolla, es la primera vez que ponemos estructura en horario, por su demanada, pero a ver como nos acomodamos a eso todos.

La idea es cada día proponer algun ejercicio o material o tema y que hagan segun ese tema, uno mediante el dibuj, el otro con la escritura y el tercero con la música. Ya os iré explicando las diferentes propuestas.

 

 

bajar al presente

Cada vez me dejo guiar más por ellos para que me lleven al lugar sin tiempo, sin precio, y sin propiedad.

_DU_5690.jpg

Cuando podemos bajar de la arrogancia de la mente adulta al juego de los niños, a las conversaciones sencillas, a las preguntas inocentes, a los juegos del cuerpo, al ritmo de la naturaleza… entramos en contacto con quienes somos verdaderamente. Un camino difícil en la era que vivimos, en la que se premia estar en la idea, en la programación, en el pasado y en el futuro, en la medida y el recuento…

El camino a nuestra esencia nos lo muestran nuestros hijos cada día.

Ellos son los maestros, sin duda.

A mi mes es fácil dejarme llevar por las ideas y pensamientos, del pasado y del futuro, pero sé por experiencia que la vida pasa únicamente por el momento presente cuando estamos en el cuerpo y conscientes de nuestra respiración. Cada vez más siento la plenitud cuando estoy aqui y ahora, al principio cuesta por la falta de práctica.

Ellos viven en ese lugar, siempre, y es un lujo estar cerca de ellos para vivir en ese lugar. Parar y estar, con mis hijos, me devuelve la conexión conmigomisma, con el rtimo real, con la naturaleza que soy…. Es el regalo que ellos nos traen.

Un buen ejercicio es, cada día, permitirnos estar en su espacio sin tiempo y sin límite. y cada día alargar ese tiempo… sin teléfono, sin lavadoras, sin trabajo que hacer, sin planes y sin reloj.

Cada día acercarnos más a lo que somos y alejarnos de lo que nos pensamos.

 

EL juego de las banderas

Este juego nació del aburrimiento, el mayor (9) se aburría, cogió el libro del Atlas del mundo y emezó a leer, al llegar a las banderas, les propone un juego a sus hermanos que estaban por ahi medoreando sin juego concreto, más bien molestándose entre ellos…

-Chicos! yo os digo los colores y vosotros adivináis cuál es.

-Vale!

20170602_183031.jpgAsí que él decía, banderade Canadá, roja y blanca y con un dibujo…

Y los otros la señalaban.

Un jeugo tan sencillo se pasaron un buen rato… Yo estaba sentada a su lado, observando, y veía como iban deiciendo nombres de paises, a Auró (4) le encantaba repetir los nombres de los paises, como más raros mejor, y Aran(7) pedía cada vez más descripción más detallada de la bandera… mamá çomo se dice a las rayas de las banderas si son más gruesas… Se llaman franjas. Y los dibujos… Símbolos.

En un juego espontáneo inventado por ellos, fruto del aburrimiento aprenden geografía, hacen trabajo visual de reconocimiento, descrpción de características, desarrollo verbal, identificación, etc… Y se lo pasaron super bien, hasta incluso dijeron de llevarselo en la furgo cuando viajamos.

 

Cuevas de Altamira

20170411_0026En nuestro viaje en furgoneta del pasado abril nos fuimos hasta Cantábria a dormir en los acantilados de Tagle, a visitar el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, y a descubrir las Cuevas de Altamira. Una visita que teníamos pendiente todos y que completaba nuestras visitas al Museo de Arqueología de Barcelona.
20170411_0022
Altamira representa para nosotros como un big bang en nuestra excursión a través de la creatividad, la representación y la expresión artística. Como estamos siguiendo el curso de dibujo online (a nuestro ritmo!) y adentrándonos en la historia del planeta (que no de la humanidad a secas), el Museo de la Cuevas de Altamira con sus exposiciones y con la espectacular recreación de la cueva, la Neo-cueva (la cueva está cerrada al público en general para mantener las pinturas originales) era un destino perfecto para que nuestras aventuras en furgoneta tuvieran además una regusto a experiencia única, vital y didáctica. Ver en todo lo que nos rodea oportunidades para aprender significa poder relajar la idea mental de contenidos estructurados por edades o de currículum a completar.
20170411_0017
Viajar ya forma parte de abrir la mente a experiencias nuevas, a perspectivas diferentes y vivencias profundas. Y las pinturas ancestrales, los métodos pictóricos de nuestros antepasados, su adaptación al entorno y su motivación creciente para entender la naturaleza y los animales han sido un viaje en el tiempo, un entrar en las entrañas de la tierra para descubrir esa mirada limpia, que es también la de los niños, que se identifica y funde con el entorno a través del arte.

Acercándonos a los animales

_DU_2236Vivimos en medio de la montaña, rodeados de fauna libre y espectacular: corzos, jabalíes, zorros, tejones, jinetas, liebres y todo tipo de aves, desde rapaces a petirrojos. Somos conscientes de que, de la cadena, nosotros somos el máximo depredador, y los animales seguro que lo saben. Pero estamos enamorados de ellos, de todos y todo tipo, y a la mínima oportunidad que tenemos nos apuntamos a descubrir animales nuevos y acercarnos cuanto podamos para conocerlos mejor. La etología, o estudio del comportamiento de los animales, es con diferencia la pasión de Ot; hojeando libros de fauna y viendo documentales se ha convertido poco a poco en un experto en casi todotipo de animales terrestres, aves…

_DU_2256Hace poco fuimos con las familias homeschooler al CAN, Centre d’Apropament a la Natura (Centro de Acercamiento a la Naturaleza), donde Bernat nos guió por todos los rincones de la Granja que está en Navàs (Bages). Yo no tengo muy claro que me guste mucho ‘visitar’ animales encerrados en espacios delimitados para su observación, como Sigean o Cabárceno (tenemos esos post pendientes) para decir los dos parques grandes donde hemos estado, pero tengo que decir que para los niños la experiencia es espectacular, emocionante y muy didáctica, más si los animales son su pasión.

_DU_2263
Bernat nos comentó que la gran mayoría de los animales que tienen en el CAN los han rescatado de situaciones desfavorables y los han recuperado, muchos no pueden cazar por si solos ya que los han alimentado des de siempre y ya no tienen instinto. Tenía en esos momentos un Gran Duque en el brazo, un ave formidable y de aspecto fiero que ya no tenia ganas de salir volando y perderse en el bosque.

Hemos hablado con ellos de la contradicción inherente entre cautiverio y supuesta libertad o semilibertad (de movimiento, faltaría más!). De hecho, por la tarde volviendo a casa me decía Ot que a los gamos en realidad les gustaría más el bosque enorme que hay al lado de su cerco. Y es que los límites y fronteras son cosas de hombres (al menos de algunos) y no de animales, ya se espabilan ellos con cadenas alimentarias y estrategias de defensa, nidos, madrigueras, nidos y migraciones, estaciones y épocas de apareamiento…

Jordi

Remodelando el taller

20170514_0002-webEl bricolaje es una de esas actividades importantes, donde los niños parecen desaparecer en sus proyectos y diseños, estrategias creativas y manipulación con las manos. Han concebido cosas con una funcionalidad evidente como mesas, colgadores, casitas para pájaros y ratones de campo; y otras más simbólicas como teléfonos, cámaras de fotos y armas varias… A menudo nos sale bajar todos al taller, a mi porque necesito arreglar algo o hacer una granja de encargo, pero a ellos, aunque tienen algunos proyectos empezados, bajar al taller se convierte en una aventura. Pero teníamos un problema de espacio y orden.

20170514_0004-WEB
Así que hemos decidido remodelar el taller para crear un espacio de bricolaje para los niños. Ya hace meses que tenían su espacio a cubierto pero sin cerrar, sus herramientas y proyectos desordenados y sucios de polvo. Hemos hecho una reunión de diseño de espacios, hay cosas que se pueden mover (muebles, estanterías, mesas de trabajo…) y otras que no. Así que han decidido escoger la pared del fondo donde hay una madera que les servirá para colgar las herramientas, qué listos! y el pequeño banco de trabajo (que tiene los días contados  pero de momento es muy importante) en una esquina. Así podemos trabajar uno en la mesa y otro en el banco! El mayor, Ot (ya tiene 9) trabaja donde yo, o sea que hay espacio de sobra. El mueble donde yo guardaba mis herramientas ha sido el primer descarte, por volumen y dimensiones. O sea que hemos decidido montar uno rojo de Ikea que teníamos en el desván des de hace 6 años y ponerlo en el pasillo. Ha quedado perfecto y no molesta. Cuando tengamos todas las herramientas en su sitio os lo enseñamos.

Zapatos de cartón

sabates-de-cartró.jpgAran (7) ha creado estas zapatillas de cartón para cuando juega a Legos. Cuando juegan a Legos esparcen TODAS las piezas por la alfombra y muchas veces se ha pinchado al ir al baño, a la habitación o al moverse por la alfombra, así que se ha creado estas zapatillas para caminar por la alfombra y no pincharse las plantas con las piececitas de lego.

De aspecto rudimentario pero práctico e ingenioso, ha detectado un problema y ha creado una solución. YA ha visto que no soy muuuy prácticas y ya empezó a rediseñarlas. Si este proyecto avanza os iré enseñando.

 

 

Confianza

_DU_3627.jpg Para mi la manera de trabajar la confianza de un niño es el permitir y fomentar el movimiento libre.

Quien me conoce sabe que para mí uno de los pilares importantísimos de la educación respetuosa es el movimiento libre (buscar Emmi Pikler). Si desde bebé acompañas a tu hijo en su desarrollo motriz sin interferir, es decir, sin motivar, enseñar o reprimir, la confianza y autoestima tiene una buena base.

Si él conoce la herramienta que es el cuerpo desde su sentir, a su ritmo, a su manera; Si él se desarrolla, aprende a gatear, caminar, trepar, saltar, etc a su ritmo y a su manera, sin prohibirle y sin motivarle; Si él siente la conexión con su intuición, conoce sus límites, sus capacidades y habilidades; Entonces la confianza en sí mismo, la conexión con su saber interno, la autogestión de sus habilidades y sus talentos está garantizada.

Un niño necesita que tu confies para poder confiar en él mismo. Necesita que le dejes espacio para explorarse, para explorar, para probar, para equivoscarse, para seguir, para parar, para arriesgar, para traspasar… Y necesita que le crees entornos ricos de experiencias motrices y de experimentación. Desde aquí se cultiva la confianza, después de muchas experiencias llegando a su objetivo, consiguiendo lo que se proponía, arriesgando, equivocandose y volviendo a probar, dominando la nueva hazaña, el niño registra una y otra vez en su memoria celular: YO PUEDO!

Y ese yo puedo le servirá para toda la vida, para todas las circunstancias, para todos los retos que se plantee, ya sea una carrera o tener pareja, buscar trabajo, perseguir un sueño, o tener un hijo.

Aquí empieza el camino, a veces da miedo, pero es importante trabajarse el miedo, acompañarlos con respeto y confianza no siempre es fácil, como siempre digo, a nosotros no nos educaron así. Pero merece la pena el cambio de mirada, el esfuerzo por traspasar algunos miedos automáticos para ver cómo crecen y se desarrollan llenos de amor y confinaza en sí mismos.

 

Primera salida del Sol

Esta imagen es de la primera salida del Sol que ven los niños. Fue especial para ellos pero sobretodo para nosotros.

_DU_2966.jpg

Un día de viaje en furgo programamos con ellos ver la salida del Sol. Se levantaron a las 6’30h, se abrigaron bien, medio dormidos intentaron beberse un vaso de leche y caminamos, cargados de mantas y desayuno, hasta la playa donde se veía mejor la salida del Sol. Y esperamos pacientes a que los primeros rayos asomaran.

No hicieron grandes halagos ni expresivas caras de emoción, pero para mi sí fue muy emocionante acompañarles en su primera salida del Sol. Simplemente miraban, sin comentar sin describir…  sencillamente vivieron la salida del Sol.

Acompañarlos a vivir experiencias nuevas es la parte de educar en familia que más nos gusta. Este día era un viernes laborable normal. Hablamos del Sol, de la Tierra y poco más. No puedo describir qué aprendieron, esta vez, me limito a deciros lo que vivieron.