Aprender lo que se ama

neurociencia6

Mi hijo mayor es un amante de los animales sobretodo de los de África. Des de esta pasión aprende muchas cosas: a leer, a escribir, geografía, matemáticas, anatomía… Un sin fin de conocimientos que ni yo puedo ver como adquiere. Sólo sé que aprende. De tanto en tanto me sorprende explicándome cosas que sabe que no sé cómo las sabe…

Muchas veces creemos que los niños no tienen curiosidad, curiosidad por aprender, sobretodo las cosas que para los adultos son tan importantes (mates, ciencias, geografía, etc), creemos que estudiar ha de ser una obligación… que los niños sólo piensan en jugar…

Es así cuando no hay una motivación, emoción o placer detrás. Sí es una obligación, con todo el peso que conlleva esta palabra, sí sólo piensan en “jugar” cuando desde fuera les decimos qué aprender, cuando y sobretodo: cómo. Es entonces cuando desaparece la motivación, el interés, la curiosidad… y estudian por miedo a las notas, al que me diran en casa, porque lo hacen todos, por que es lo que “TOCA”…
Pero, dónde va toda esa información? Se realiza el verdadero aprendizaje? Cuántos años nos costó coger un libro por placer después de la escuela? Cuántos hemos olvidado cómo resolver las ecuaciones de segundo grado o hacer una raiz cuadrada sin calculadora? Cuántos nos sabemos los ríos de Catalunya?

Quizás todo eso no es necesario aprenderlo, quizás cada uno debiera aprender lo que le motiva y así desarrollar su camino segun su interés…  Por qué el aprendizaje debe ser homogeneo?

A mis hijos les gustan cosas diferentes, muy diferentes, tienen motivaciones y intereses diferentes y me he dado cuenta  que a través de esos intereses tan diferenciados los dos adquieren conicimientos básicos iguales: Leer, escribir, mates básicas, etc..

Por tanto, dejemos de desconfiar en nuestros niños y niñas. Ellos estan perfectamente diseñados para aprender, para evolucionar y crecer, de hecho es imposible que no aprendan, lo importante es seguir sus intereses, ofrecerles recursos y material sobre lo que les interesa, y escuchar cada pregunta que hacen con atención y presencia porque detrás de ella hay un nuevo camino para explorar, un camino guiado por el hilo de su motivación y así saciar una de las necesidades básicas de todo niño/a: APRENDER.

Abrámonos a nuevas maneras de aprendizajes, abrámonos a diferentes maneras de aprender, en movimiento, con las manos, leyendo, hablando, mirando, compartiendo y por supuesto jugando. Por que para los niños, si los adultos no intervenimos demasiado, aprender es un juego y el juego es un aprendizaje.

 

Sólo se puede aprender aquello que se ama, aquello que te dice algo nuevo, que significa algo, que sobresale del entorno. Sin emoción no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”.

Lo cierto es que navegar en internet requiere de un foco de atención muy corto y siempre cambiante. Esto puede ir en detrimento de una atención sostenida, ejecutiva, que es la que se requiere para el estudio.”

Extraído de una entrevista a Francisco Mora, doctor en Neurociencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s