Experimentos caseros

La semana pasada nos dio por hacer experimentos científicos. Vi uno en Instagram y necesitabamos pastillas efervescentes para llevarlo a cabo y decidimos buscar más con éste ingrediente.

1parte de agua, 3 partes de aceite, colorante y pastilla efervescente. Y tenemos una explosión de burbujas de colores subiendo y bajando.

Y después inchamos un globo.

Botella de agua, pastilla efervescente y globo.

El último empezó con un experimento y acabó en un juego de expresión… Pero todo vale!

Leche, colorante y jabón. Y contemplar la explosión de colores.

Y así acabó

Museo de la Ciencia

Ir al museo de la ciencia siempre es un buen plan.

Somos asiduos pero desde el final del embarazo, nació el peque y con tantos virus no habíamos podido ir, pero hoy era el último día para ver el esqueleto de un Tiranosaurio Rex, así que con bebe en el foulard hemos pasado la mañana allí.

Una vez impresionados con el esqueleto, que han visto cómo lo iban desmontando y han alucinado, nos hemos dado una vuelta y siempre hay cosas nuevas que descubrir.

Aquí sería fácil que nos hicieran un montón de preguntas pero normalmente no sucede, experimentan, tocan, observan, flipan y a veces, puntualmente, te preguntan. Nos cuesta mordernos la lengua porque hay un montón de cosas explicables pero nos la mordemos! (A veces no lo podemos evitar) Pero preferimos que ellos investiguen a su manera cada uno y integren a su tempo, si tienen preguntas las harán pero lo más probable es que lo hagan en otro momento.

Naturaleza, animales y amor

Esta ficha sobre animales se la diseñé a Ot hace unos meses, él me dijo que quería estudiarlos y no sabía cómo, yo busqué por internet trabajos y estudios sobre animales y todos compartían este tipo de fichas, donde se describen y se miden y se observan desde un lugar científico y empírico.

Nunca les hizo caso.

Nunca rellenó ni una.

En mi se despertaba una rabia contenida cada vez que me decía que quería saber más de animales. Me acordaba de las fichas, nunca rellenadas.

Hacía libretas de animales donde dibujaba pero casi no escribía, recortaba fotos de los que más le gustaban pero sin clasificación alguna, la que sabe es para saber qué y dónde buscar. Siempre sobre sus preferidos, que son muchos.

Documentales, libros, juegos de cartas, telescopio terrestre, etc. Material y material sobre animales pero él no entraba en la parte empírica y científica, en definitiva, en la parte académica.

Yo no entendía porque. He llegado a pensar de todo, que no tenía disciplina, que era un poco disperso, que quizás le faltaba ejemplo, que no le motivábamos o le acompañábamos bien, etc. (Siempre negativo, nunca positivo)

Cuando hicimos lo de la cámara para registrar animales en el bosque, vi el brillo de entusiasmo del que tanto habla Andre Stern en sus libros, así que motivación no le faltaba. Entonces? Que ocurre que no profundiza? Que no evoluciona? (A mis ojos).

Hasta que hoy, leyendo un libro sobre naturaleza he entendido el porque.

Mi amor por la naturaleza no tiene que ver con la parte biológica, científica o empírica de ella, no tiene que ver con la parte medible ni académica… tiene que ver con lo que me aporta y veo que aporta a mis hijos, con la parte profunda y trascendental, la sensorial, incluso la espiritual. Tiene que ver con la parte de la naturaleza que me nutre, que me llena y no sé explicar porque, esa parte que veo cómo nutre y equilibra a mis hijos simplemente de estar en ella, esa parte que despierta en mis hijos la felicidad, la curiosidad, la plenitud, esa parte que tiene que ver con la relación cuerpo-naturaleza, esa comunicación sutil de los elementos naturales y mi cuerpo… Todo tan inexplicable, poco medible y cero científico.

Ahora entiendo que Ot no quiere aprender, tampoco, de momento, esa parte medible y científica, analítica, empírica o académica de los animales.

Ot quiere estar con ellos, sentirlos, ver como se relacionan, como cazan, como paren, como conviven entre especies, como funciona el equilibrio natural desde un lugar profundo, esencial, sensorial, espiritual… Sentir su cuerpo en relación a sus animales preferidos. Sentir lo que ellos sienten. Aprender de ellos cómo viven a nivel cotidiano para llevarlo a su vida. Como cuando hablamos del nacimiento de su nuevo hermano, que vio con entusiasmo, y lo compara con el de los felinos. Como cuando decide qué forma de defenderse del peligro cree más adecuado para él cogiendo de referencia a las serpientes, pumas o monos. Como cuando nos dice que quiere fotografiar animales como los de National Geographic para estar cerca de leones y elefantes. Como cuando nos dice que quiere ser de greenpeace porque el humano es el único que no respeta el equilibro de la naturaleza que tanto admira.

Ot tiene una curiosa relación porque en la misma proporción que le apasionan les tiene miedo. Su padre y yo siempre decimos que es porque nació y creció (sus primeros años) en la ciudad gris. Yo siento cada vez más que es un reflejo del miedo a su propia naturaleza, animal, instintiva y que su gran curiosidad por ellos es el reflejo del impulso de amor por conocerse y explorarse interiormente, para aceptarse y poner luz donde a veces ve sombra en él mismo.

Conocer a los animales, entenderlos y sentirlos para él, desde un lugar inconsciente, es un trabajo de desarrollo personal y autoconocimiento interior.

Hay quien lo hace a traves del arte o del juego simbólico, él a través de la naturaleza y los animales.

Volviendo a las fichas… Otra vez más mi mente educada y escolarizada se ciñe a “ver” sólo una parte y el miedo a no saber cómo acompañar sus intereses rigidiza mis ideas.

Agradezco al libro “Somos naturaleza” de Katia Hueso la inspiración. Y a la naturaleza su generosidad, siempre digo que soy mejor persona desde que vivo en el paraíso.

Experimentando de a dos

Me encanta ver como las etapas pasan y las necesidades cambian. Al mayor de 10 ya no le interesan los experimentos con tierra, agua y elementos varios de la naturaleza, él ya siente más interesantes experimentos en la cocina con materiales más sofisticados, con preguntas más difíciles y respuestas de libro. Cocinar, entre otras cosas resulta ser un laboratorio fantástico.

Pero mientras él pasa de etapa, sus hermanos siguen en la suya y sí necesitan hacer potingues y mezclas con tierra agua y poco más. En la naturaleza, aun el frío, en silencio pero en equipo.

Juegan a científicos, y jugando experimentan.

Cada etapa tiene sus necesidades, cada edad su ritmo y interés diferente, aunque sean tres se respetan y hacen y juegan escuchándose y yo, como siempre, privilegiada de ver cómo crecen, maduran, trascienden fases y aprenden.

Actividades locales

Taller de ciència “L’univers a la teva mà”, Biblioteca de Moià.

23472459_1490167674403129_7651379172578403999_n23517972_1490167677736462_2779096465971732268_n23518945_1490167664403130_646081596572787364_n

Cada vez hay más actividades extraescolares que hace que los freeschoolers tengan la oportunidad de hacer talleres de temátias concretas que les interesa. La biblioteca es un buen lugar para proponer ideas y acudir a las actividades que proponen.

Aqui sobre ciencia, han estado trabajando la gravedad a través de explicaciones sobre el Universo. Los más motivados los freeschoolers, pero no por nada, sino por que los otros venian del cole… y seguro estaban cansados.

Seguimos con el aprendizaje autónomo y la socialización alternativa a la escuela.

 

Experimentos a la hora de comer

Un día comiendo Ot(9) tuvo interés por saber qué pasaba cuando el aceite y el agua se juntaban… Ya habíamos hablado de dilución en un experimento artístico, explicado en este post, así que algo le debía sonar.

Mientras se ponía el aceite en la comida preguntó.. Y qué pasa si pongo aceite en el agua?

Le animamos a que lo probara…  y así lo  hizo. Le maravilló que no se juntaran (es decir que no se diluyeran). El aceite arriba el agua abajo…

Leer más »

Primer tanteo con la mecánica

_w0a7525-web

Unos días atrás se nos estropeó la sierra de calar que para nosotros es indispensable para la mayoría de nuestros proyectos de bricolaje, adultos e infantiles, y como somos de esos que quieren desmontar todo, decidimos encargar en la ferretería que nos trajeran la pieza de repuesto para cambiarla nosotros en casa. Ni idea de qué pieza era ni de si podríamos reemplazarla pero todo se tiene que probar. La pieza en concreto era de las importantes: la que recibe la sierra reemplazable y la fija para trabajar, y a la vez la misma que recibe el movimiento circular del motor eléctrico de la sierra y lo transforma en movimiento  rectilíneo para desplazar la sierra arriba y abajo.

Una mañana con los niños decidimos abrir y ver qué pasaba. Estaba todo lleno de grasa que tuvimos que conservar para cubrir todas la zonas de fricción de la nueva pieza, y aunque ensuciamos mucho al final reparamos la máquina, perdimos el miedo a abrir y investigar, entendimos perfectamente como funciona la sierra. Les hice un diagrama y los dos mayores entendieron rápidamente el mecanismo de vaivén.

Para mi lo importante no es que aprendieran mecánica (que lo hicieron) sino que entedieran que para saber como funcionan las cosas se tienen que abrir, desmontar, tocar, probar, etc… y que una máquina no es más que un montón de piezas unidas entre sí que en movimiento funcionan para un propósito, en este caso cortar.

Me gusta que de un hecho cotidiano nazca un aprendizaje, refuerza nuestra idea de que la vida y el aprendizaje van unidos.

 

 

 

 

 

 

 

Experimento de Arte y Ciencia

Mi madre es artista y eso es un regalo para nosotros, sobretodo para mis hijos, tiene un taller, material muy diverso y conoce muchísimas técnicas de arte. El más interesado es Aran (6), los ojos se le ponen como naranjas cada vez que descubre cosas del taller.

Precisamente Aran cogió un libro de la biblio sobre ciencia, curiosamente, lo cogió por que pensó que era de instrumentos reciclados (jajajaja). Al mirárselo en casa vio un experimento que le pareció de arte y me pidió hacerlo. Un experimento de ciencia convertido en arte, GENIAL!

El experiemento es sobre mezclas y disoluciones. Concretamente: la inmiscibilidad del agua y el aceite. Es decir, comprobar que el agua y culquier elemento que lleve base aceite no se disuelve, no se mezcla. El experimento propone hacerlo con aguarràs, pero no me parecía una gran idea… aquí entró mi madre y nos propuso hacerlo con esmalte de uñas, que ella tenía en su taller.

Aquí tenéis el experimento y el resultado artístico. Fue muy divertido hacerlo y particpiaron los tres!!!

Material: cubeta con agua + esmalte de uñas + papel

arteesmalte-1arteesmalte-2arteesmalte-3arteesmalte-4arteesmalte-5arteesmalte-6arteesmalte-7arteesmalte-8arteesmalte-9

Qué trabajamos? colores, mezcla de colores, ciencia (disolución, densidad materiales, transformación con el tiempo y la temperatura), resultados incontrolables, y un sinfín de aprendizajes que no hemos visto pero seguro han estado.