Primer tanteo con la mecánica

_w0a7525-web

Unos días atrás se nos estropeó la sierra de calar que para nosotros es indispensable para la mayoría de nuestros proyectos de bricolaje, adultos e infantiles, y como somos de esos que quieren desmontar todo, decidimos encargar en la ferretería que nos trajeran la pieza de repuesto para cambiarla nosotros en casa. Ni idea de qué pieza era ni de si podríamos reemplazarla pero todo se tiene que probar. La pieza en concreto era de las importantes: la que recibe la sierra reemplazable y la fija para trabajar, y a la vez la misma que recibe el movimiento circular del motor eléctrico de la sierra y lo transforma en movimiento  rectilíneo para desplazar la sierra arriba y abajo.

Una mañana con los niños decidimos abrir y ver qué pasaba. Estaba todo lleno de grasa que tuvimos que conservar para cubrir todas la zonas de fricción de la nueva pieza, y aunque ensuciamos mucho al final reparamos la máquina, perdimos el miedo a abrir y investigar, entendimos perfectamente como funciona la sierra. Les hice un diagrama y los dos mayores entendieron rápidamente el mecanismo de vaivén.

Para mi lo importante no es que aprendieran mecánica (que lo hicieron) sino que entedieran que para saber como funcionan las cosas se tienen que abrir, desmontar, tocar, probar, etc… y que una máquina no es más que un montón de piezas unidas entre sí que en movimiento funcionan para un propósito, en este caso cortar.

Me gusta que de un hecho cotidiano nazca un aprendizaje, refuerza nuestra idea de que la vida y el aprendizaje van unidos.