Mito 1: Si no vas al cole no aprendes

IMG_20190321_121038_868

Si no vas a la escuela no aprendes. Serás tonto, no tendrás trabajo…

Estas afirmaciones por muy absurdas que suenen estan presentes en nuestro insconscente colectivo, las hemos oído, por activa o por pasiva, en forma de amenaza, burla o chantaje. Y sí es peligrosa, por que es falsa y limita nuestro imaginario de posibilidades a la hora de educar a nustrxs hijxs.

Lxs niñxs aprenden queramos o no. Es imposible no aprender. Sólo hace falta reflexionar sobre cómo aprendemos a hablar, hablar no es simplemente decir palabras, aprendemos la normativa gramatical y lingüística del idioma de cada unx, y eso es un aprendizaje muy complejo. El aprendizaje es intrínseco en el ser humano. Es una necesidad.

Ahora, quizás la qüestión es qué aprenden, cómo y cuando. En este punto es en el que diferiríamos las diferentes corrientes pedagógicas. Pero que aprenden es seguro! Así que NO, no es necesario ir a la escuela para aprender. Es más, sin querer cargarme todo el sistema educativo, la escuela NO garantiza que unx niñx aprenda lo que se supone que debe aprender según el sistema, al fracaso escolar me remito, que ya está en 19-20%.

Fuera de la escuela puedes aprender exactamente lo mismo, siguiendo el  mismo ritmo y el mismo curriculum, pero desde casa. Algunas familias, incluso, enseñan más cosas de las que enseñan en la escuela por sentirla insuficiente. El resto escogemos esta opción para que, precisamente, aprendan a otro ritmo, el propio, y lo que les interesa. Así que mis hijos sabrán cosas que los de escuela no y los de escuela sabrán cosas que mis hijos no.

Nosotros decidimos, igual que con la psicomotricidad o el habla, no enseñar nada, crear espacios y ofrecer material con los que ellxs desplieguen sus capacidades, potenciales y talentos que ya están en ellxs, siguiendo el hilo de sus intereses.

Ya sabemos, gracias a la neurociencia, que la cuirosidad viene de serie, es el motor y que el interés es el que guía el aprendizaje. Según elx niñx tendrá unos intereses u otros que guiaran unos aprendizajes u otros. Todos válidos.

Desde mi experiencia acompañándolos, en nuestra manera de hacer, he comprobado que no son un recipiente vacío que hay que llenar sino que son un cúmulo de talentos y habilidades que NECESITAN desplegar. Y todas las preguntas que hacen, los juegos que les motivan, las cosas que les interesan y las elecciones que hacen a diario les ayudan y les conducen a desplegarlas, por eso sus intereses deberían ser sagrados y validados, por muy absurdos que nos parezcan a lxs adultxs.

Lo que también he constatado es que, para preservar la curiosidad, ellos deben guiar, a través de los inetereses, el camino de qué aprender, a través de sus habilidades el cómo y a través de su ritmo el cuando, por que sino la curiosidad se diluye hasta desaparecer y sentir que aprender es un rollo, arriesgando que sus talentos o habilidades se queden por descubrir o, lo peor de todo, creyendo que no son válidos o necesarios en este mundo.

Ésto lo he aprendido cuando alguna vez me he descubierto explicando algo que yo consideraba importante que supieran, a raíz de una pregunta suya, de un interés previo, pero no relacionado directamente, y automáticamente se ha apagado el interés inicial y diluido la motivación. Observo que cuando mi intención o mi necesidad se hacen protagonistas nublo su curiosidad espontánea. Recuerdo cuando Ot se interesó por las dictaduras y yo empecé a introducir los diferentes sistemas de gobierno, para “ampliar conocimiento” o “contextualizar”… en dos días dejó el tema. Semanas más tarde volvió a preguntar por las dictaduras y sus motivos, aprendí la lección, ése era su interés y punto.

Cuando reflexiono al respecto, siempre voy a parar al mismo lugar: la confianza.

Confío en su guía interno? En su curiosidad? En su propio camino de aprendizaje?

De dónde nace mi necesidad de que aprendan ésto o aquello? … y mirando dentro…, sé que nace de la desconfianza que el sistema me inculcó, desde el decirme “qué debo aprender para ser alguien”.

 

Desmontando mitos

Cuando mis hijos entran en un nuevo círculo de niños despiertan mucha curiosidad cuando explican que no van al cole, todo queda en preguntas inocentes y admiraciones… Sin más, en el segundo encuentro, los mismos niños sueltan una lista de afirmaciones adultas aprendidas, fruto de la conversación con sus padres sobre el tema, claro, menospreciando el hecho de ser educado en casa. Afirmaciones del tipo: de mayor no serás nada, serás tonto, no tendrás trabajo, si no vas a la escuela no aprendes, no tienes amigos… incluso les han llegado a preguntar si no iban al cole porque no teníamos dinero…? O lo más habitual es hacer preguntas académicas, normalmente de matemáticas… 🤷.
.
Me gustaría hacer una serie de posts desmontando mitos sobre la educación en casa o en familia, para visibilizar esta opción, para aclarar dudas y… para abrir mentes pero sobretodo corazones. .
Inspirada en un libro que me ha encantado de Sylvie Martin-Rodriguez “10 mentiras sobre la no escolarización”. #desmontandomitos #ymentiras #homeschooling
#unschooling

Dictadores y democracia

Siguiendo el hilo del interés por la historia que tiene Ot(10), después de darle vueltas a la segunda guerra mundial, se ha preguntado si hoy en día existían dictaduras y dónde.

Ha estado investigando a través de youtube y google y ha encontrado unos cuantos, los ha anotado y los ha situado en un mapa, que ha calcado de un atlas.

-Qué curioso! La mayoría están en África y Ásia… Ha reflexionado.

Hemos llegado al conflicto de Siria… dónde se ha parado, y quiere investigar más.

Después de investigar a los dictadores decidimos aclarar conceptos como dictadura, democracia, gobierno, etc… Investigando para ver cómo se lo podía explicar de una forma fácil y comprensible dí con los vídeos de @whymaps, donde explican de forma muy gráfica temas relacionados con la política actual, uno de ellos habla sobre la democracia y sus formas.

Así que hicimos una “clase” sobre tipos de gobierno, democracia, dictadura, monarquia absoluta, etc.

Y preguntaron por el 1 de octubre del año pasado.
-Mama, por qué vinieron a pegarnos?
Después de charlarlo un rato lo representaron y siento que cerraron círculo… O por lo menos lo empezaron a hacer.

Extrescolares diferentes

El regalo que es tener una abuela artista!
Hoy sesión de experimentación del arte, en concreto el collage.

Durante mucho tiempo buscaba, para los niños, extraescolares diferentes, interesantes, respetuosas con los ritmos de los niños y exigía, tantas veces, hacer muchos km… hasta que decidimos abrir los ojos a lo cercano y ofrecer lo que había en nuestro entorno… Siempre con mirada respetuosa… Y como no, cuando te rindes y abres los ojos del corazón aparecen propuestas y personas especiales dispuestas a enseñar lo que saben. Quizás no tienen el formato ni es en el periodo preestablecido o normal de las extraescolares pero a nosotros ya nos funciona!

Una de estas personas es mi madre, a la que de vez en cuando vamos a visitar a su taller y les enseña a experimentar el arte.

También hemos encontrado a alguien que ayudará a Aran con la mecánica de forma desinteresada, por hobbie…

Y así un regalo detrás de otro…

Pantallas…

Ordenadores de última generación.

En casa no tenemos tablets y no usan el ordenador más que para mirar pelis, buscar info o ver documentales o videos relacionados con sus intereses. No tienen teléfono ni videojuegos.

Nos preguntáis mucho sobre cómo gestionamos las pantallas y primero deciros que nuestra forma de vivir acompaña mucho nuestra forma de pensar.

Estamos bastante atentos a que sus necesidades esten satisfechas, las auténticas. Sentimos que las pantallas no son necesidades reales para lxs niñxs, son una sustitución, una forma de distraerles de la insatisfacción. Es nuestro punto de vista pero entendemos y respetamos otros. En nuestra familia lo hacemos así.

Sentimos clara la necesidad de juego libre, de construcción de sí mismos a través del juego y un videojuego o juego interactivo, a través de pantallas no satisfacen esa necesidad. Estan todavía en una fase muy corporal y manipulativa, desde los 6-7 (aprox) hasta los 12-14 empiezan a sentir necesidad de abstraer lo que a través del cuerpo aprenden, pero no es hasta la adolescencia que su cerebro está preparado para conceptualizar y aprender desde lo abstracto. Usando la parte más mental de ellxs.

Lxs niñxs viven desde el cuerpo, desde la experiencia corporal sobretodo, quitarles tiempo a estas vivencias manipulativas, sensoriales, experienciales me parece que es conducirlos demasiado rápido al mundo mental y abstracto, para el que muchos no estan preparados creando lagunas de aprendizaje.

Ofrecemos experiencias, juegos y vivencias que estén relacionados con el cuerpo sobretodo, con la parte imaginativa y creativa desarrollando primero esta parte de su mente. Sabemos que son la antesala de aprendizajes más complejos que ya llegarán. Nuestro entorno está lleno de imputs que les llaman más que la TV o que los videojuegos y sobretodo nuestra presencia apoya todas estas experiencias. No queremos disimular, sustituir o invisiblizar nuestra ausencia con pantallas.

Cuando nos piden ver pelis más de lo habitual ponemos mirada en qué sienten carencia: socialización, experiencias nuevas, demandas no atendidas, presencia…? Es para nosotros una alarma, un toque de atención y desde ahi podemos recolocarnos y ofrecer o atender su necesidad real.

Podemos estar una semana sin oir hablar de pelis o TV… Y sé que hoy en día no es lo habitual. Ellos decidieron los tres juntos que verían una peli en familia (normalmente en fin de semana) y verían el equivalente a una peli en dibujos otro día de la semana. A veces se les olvida y no lo hacen, otras piden extras… Y entonces ponemos mirada.

No pensamos que las pantallas sean buenas o malas… Creemos que no son necesarias tan pequeños. Llegará el momento en que sí y acompañaremos esta nueva etapa igual que el resto, con confianza y amor.

Eso sí en su juego simbólico introducen las pantallas naturalmente, no son tontos ni ciegos y ven lo importantes y presentes que están en la sociedad. En la foto de arriba juegan a ser espías del ciberespacio.

Pre-escritura

Sabíais que los dibujos en la arena son parte del proceso de escribir? Son juegos de pre-escritura, naturales y espontáneos…
Preparan y acomodan las neuronas creando la red neuronal necesaria para la posterior escritura.
Recuerdo a Rebeca Wild diciendo que cuando unx niñx le pedía aprender a leer lx mandaba al arenero, si volvía estaba preparado si se quedaba jugando aún le quedaba juego por hacer.

No hay prisa, no es necesario correr, cada niñx tiene su ritmo y su proceso… Cuando se relajan nacen los aprendizajes naturalmente, sin presión recorren su propio camino, sin expectativa el aprendizaje y su recorrido se integran desde el placer y no lo olvidan.

Un juego tan inocente, tan cotidiano, tan natural, tan accesible… que activa infinitos aprendizajes.

Letras…

Desde que les enseñé a jugar a este juego

Lo recordáis? Decides una letra y tienes que rellenar las casillas con las palabras que empiecen por esa letra correspondientes al grupo arriba indicado.

Pues desde que empezamos a jugar a esto los niños me han hecho demandas sobre lectoescritura.

Ot(10) me ha pedido aprender a escribir con letra ligada, su teoría es que así irá más rápido. Aran(8) me ha pedido practicar la escritura para dominarla y la lectura para agilizar y aprender vocabulario y Auró(5) me ha pedido aprender a escribir más para poder jugar.

Así que con un plan de dedicar cada dia media hora aproximadamente estan aprendiendo lectoescritura juntos pero cada uno su nivel…

Aran quiso hacer a la vez letra ligada y mayusculas, pero el segundo día me dijo que no, que primero mayúsculas y después ligada.

He imprimido material de la web para que practiquen letras. Y he comprado unos libritos para llevarnos de viaje y sigan practicando.

Excursiones entre semana

Una mañana a la semana, aprovechando el buen tiempo, nos encontramos con familias que educan en casa y hacemos excursiones o actividades al aire libre.

Esta semana pasada hicimos una excursión al Castell de la Popa. Partimos de explicarles el origen y las curiosidades y normalmente surgen preguntas y/o juegos.

El otro día nos llevamos juegos de mesa y hicimos mañana de juegos en la naturaleza, y pareció ser una gran idea.

Es uno de los dias de socialización y actividad fuera de casa. Vemos como van creciendo en autonomía, en relaciones, cómo los conflictos que se encuentran a nivel social van cambiando, cómo maduran en sus reacciones y propuestas. Es muy interesante y enriquecedor acompañar esta parte de su desarrollo.

Vemos cómo hacen amigos de calidad y cómo esta relación crece. Un placer ser testigo.

Árbol familiar zodiacal

Un día, el mediano (8) empezó preguntando por los signos del zodíaco de algunos primos, abuelos… Quería saber cuántos eran del mismo signo que él. Preguntando y preguntando quiso hacer un esquema porque había varios que se repetían. Y surgió la idea de hacer un árbol genealógico de nuestra familia destacando los signos del zodíaco. Decidimos entre todos, porque en ese momento ya se añadieron interesados sus hermanos, que lo haríamos grande.

Preguntamos a la familia, escribimos todos los nombres, las fechas y signos correspondientes en una lista, hicimos un esquema. Recortamos el símbolo de cada signo zodiacal, contamos cuantos de cada necesitábamos, y anotamos a que familia pertenecían, comparamos, agrupamos, sacamos conclusiones y lo materializamos en un mural.

Fue un trabajo en equipo, largo, minucioso, con muchos pasos, y muchos aprendizajes. Sobretodo nos lo pasamos superbien y descubrimos curiosidades de fechas y signos coincidentes, el signo mayoritario, el minoritario… etc. Se refieren a esta actividad como el juego de los signos y la familia y que lo nombren a menudo me hace pensar que les tocó y que lo integraron y seguro se divirtieron.

Una de las cosas que más me gustó es que al acabar y ver el esquema del árbol Aran (8) dijo: mama, más que un árbol parecen raíces!! – y le pude decir: sí, es que la familia son nuestras raíces!

Aprendieron: lectoescritura, mates (agrupar, mayoría, minoría, esquema, clasificación, etc), psicomotricidad fina, trabajo en equipo, programación de trabajo, resolución de conflictos, etc… Y los aprendizajes que hubo y no vi. Y aprendieron cosas de su familia que sé seguro que fomenta el sentimiento de pertenencia y comunidad.

Un tema que realmente interesa da para muchos aprendizajes y mucha diversión.

Del árbol a la chimenea

Otra ventaja de no ir al cole es que los niños participan de muchas tareas cotidianas, aprendiendo cómo se hacen las cosas, porque, qué se necesita, la energia y dedicación. Sentimos que viven una vida más real, más cercana a lo que la sociedad es y cómo funciona. A diferencia de lo que se cree de los homschooling ellos están más cerca de la realidad cotidiana, más en contacto con lo social que los que van al cole.

Lo social no es solo jugar y hablar con tus iguales, o relacionarte con ellos. Es también saber cómo funciona una sociedad, cómo vive, de qué, cómo se hacen las cosas, porque, en definitiva, el funcionamiento de la vida en la sociedad que vivimos.

Esta vez han participado de ir a buscar leña al bosque, la leña que nos calienta cuando hace frío, que quemamos para estar calientes.

Han buscado y han encontrado un árbol caído (intentamos obtener leña sin cortar árboles vivos) y manos a la obra han colaborado de todo el proceso hasta llegar a la chimenea.

Para nosotros es importante que entiendan cómo se obtienen las cosas que necesitamos para vivir (comida, leña, agua, ropa, etc), la energía y dedicación que se necesita, el proceso que hay hasta llegar a su plato, a la chimenea, a su armario…

Creemos que eso les da perspectiva social. Cuando van al super y compran, cuando ven el precio de las cosas, o les hablamos de trabajar ellos entienden qué es y porqué. Entonces saben que las cosas no se hacen solas, ni el dinero te lo dan los bancos, y, para mi muy importante, que pueden conseguir lo que necesitan, necesidades básicas, con sus manos, no vienen de un lugar abstracto ni dependes del dinero exclusivamente.

Y no lo forzamos, se da, cuando estás en contacto directo con la realidad surgen intereses y preguntas, que nos acompañen en nuestras tareas y recados, que vivan cotidianidades cómo ir a correos, ver arreglar la antena de casa o cómo el deshollinador limpia nuestra chimenea, llevar el coche al mecánico y quedarte a ver cómo lo arregla, ir al super y al mercado,etc. les despierta interés por lo social.

Esto también, para mi, es socialización.